Como hotelbreaker experimentada, he encontrado una de esas experiencias que no se olvidan y como siempre, la comparto contigo.

La idea de nadar en las alturas me parecía atractiva -muy a pesar de mi vértigo- y la oferta gastronómica de Rooftop 9, hizo que me decidiera por elegir esta experiencia de Hotelbreak. Os he hablado de esta web en muchas otras ocasiones, pero si es la primera vez que topas con este nombre, quédate con él, porque es la mejor forma de disfrutar de un hotel sin alojarte, días de vacaciones sueltos que oye, sientan muy pero que muy bien.

El hotel Innside by Meliá en Calviá -que de momento no ha abierto tras el covid19– tiene esta preciosa terraza que no sólo está abierta, sino en pleno funcionamiento y con toda clase de medidas por lo que es un lugar seguro. Toman la temperatura al llegar, se mantienen distancias y el personal está en todo momento de que todo el mundo actúe de forma correcta.

Hotelbreak ofrece experiencias en Rooftop 9 desde 15€, la que yo disfruté es la Rooftop 9 Experience, para dos personas y que incluye un cóctel de bienvenida, acceso a la terraza y piscina flotante, cama balinesa y un menú para dos (sin bebidas) por 80€. Ya me parecía genial de precio, pero después de vivirla,  teniendo en cuenta el lugar, el servicio y todo, es un regalo.

Mi (medio) día de vacaciones empezó al mediodía, como llegamos con hambre, pasamos directamente al restaurante. Fue sentarme en la mesa, dejar la bolsa, escuchar la música y el ambiente me transportó a Ibiza o más bien, me sentí como si estuviera de vacaciones en Ibiza.

vestido: Las Dalias Ibiza (old)

El menú de la experiencia, incluye un entrante, un principal y un postre por persona. Los platos son abundantes, para que lo tengáis en cuenta. En su carta hay un poco de todo, tanto si quieres comer sano como si quieres algo más contundente. Empezamos picando el pulpo a la brasa que viene servido con papas fritas caseras.

 

Y con un guiso de calamar y alcachofa que os recomiendo si queréis picar algo ligero pero con sabor.

Como plato principal nos dejamos recomendar por el camarero y pedimos tataki de salmón, que fue todo un acierto, servido sobre una base de quinoa y con una salsa thai deliciosa.

No suelo llegar al postre porque no tomo azúcar, pero sí probé los helados que estaban buenísimos.

Como os he comentado, las bebidas no se incluyen en el menú, pero la carta tiene buenos precios, pedimos el albariño You&Me (18 euros) que me gustó muchísimo, suave y agradable al paladar perfecto para acompañar los platos que elegimos.

Además, hay hamburguesas, ensaladas, así como otros platos principales de carne y pescado.

Recalco que el ambiente es maravilloso, desde el personal que es muy atento, hasta el resto de visitantes que alegran la vista, sin lugar a dudas uno de los rooftop más chic de Mallorca. Me metí en el papel de turista y nos fuimos a probar la piscina y a descansar un poco en la cama balinesa, con unas preciosas vistas al mar.


La piscina de Rooftop 9, es especial porque es como si flotara en el cielo, un poco atrevida para los que tenemos vértigo, pero desaparece, porque es tan top que no cabe otra que disfrutar del espectacular espacio.

Probamos el cóctel de bienvenida y los cocos orgánicos. Los cócteles tenían muy buena pinta pero había que conducir, así que otra vez será, porque volver voy a volver pronto.

Las fotos hablan por sí solas, os recomiendo la experiencia completa porque estoy segura de que la merecéis y vais a disfrutar muchísimo. En todo caso, te recomiendo echar un vistazo en la web de Hotelbreak y chequear todas sus experiencias en lugares como Mallorca, Ibiza e incluso en la Península.

Con el código AURORA5 tendrás un 5% de descuento al hacer tu reserva.

Espero que no tardes mucho es descubrir el placer de ser una hotelbreaker.