Para los que somos intolerantes del gluten, las patatas es un alimento muy a tener en cuenta. Perfectas para esos días en los que no vamos a parar y necesitamos carbohidratos, son ricas en potasio, vitaminas B y C, hierro, ácido fólico y magnesio.

Y aunque no seas intolerante al gluten, esta receta de patatas rellenas versión healthy, te va a encantar porque está deliciosa.

Ingredientes para 2 personas

(como plato principal)

-8 patatas pequeñas

-salsa de tomate casera (un tomate grande triturado, sal, pimienta negra, orégano y una cucharada de aceite de oliva)

-8 champiñones medianos

-queso tipo Cheddar con alto contenido en proteína y bajo en grasas EATLEAN, 8 lonchas (puedes cambiarlo por mozzarella, queso cheddar normal, gorgonzola o similar)

-sal y pimienta

-aceite de oliva

-aceite de trufa (opcional)

-cebollino

-salsa de yogur (1 yogur natural 0% MG, una pizca de ajo en polvo, una pizca de albahaca, sal)

Preparación

Cuece las patatas enteras y sin piel durante 20 minutos e agua hirviendo. Una vez cocidas, haz una cruz encima con ayuda de un cuchillo. Engrasa ligeramente una fuente de cristal para horno y pon las patatas y con un tenedor, chafa ligeramente la patata para que se asiente y tenga base. Con una cuchara, rellena las patatas con la salsa de tomate, por cada patata, introduce una loncha troceada en cada patata. Encima de cada patata, pon un champiñón laminado y salpimenta. Hornea en el horno caliente durante 10 minutos y después, gratina durante 5/10 minutos. Antes de servir, espolvorea con cebollino y un poco de aceite trufado (yo lo compro en El Corte Inglés)

Sirve con salsa de yogur.

Puedes cambiar los champiñones por cebolla + pimiento rojo.

Esta es una versión vegetariana, puedes añadirle tiras de pollo con especias o atún.

Si las pruebas ¡etiquétame en redes sociales!

#auroravegacook