Primer domingo de agosto y… ¿a todos os está pasando el verano igual de rápido?

Tengo mil cosas apuntadas en la lista de cosas a hacer antes de que termine el verano y a este paso, me va a tocar correr. Por primera vez en muchos años, puedo relajarme y tomarme un mes de vacaciones, bueno, semi-vacaciones porque en realidad, el único trabajo del que estoy descansando es del que tengo horarios, hay otros, los que suelo hacer en casa, que los sigo haciendo, pero sin prisas, sin tener que estar en un sitio a una hora ni entregar un trabajo en X días, vamos unas semi-vacaciones que me están sentando genial!

La primera semana de agosto la he pasado haciendo esas cosas de las que en los últimos tiempos no he tenido mucho tiempo, dormir hasta un poco más tarde, recuperar el hábito de mis entrenos (cómo echaba de menos esto), tumbarme a leer una revista sin reloj, dejar el móvil en casa, playa, paseos, pero sobre todo, pasar más tiempo con la familia y los amigos.

La noche del viernes de la semana pasada, llegué a casa de trabajar y ya sentía esa sensación de “a partir de ahora haces lo que te apetezca” y ¿sabéis qué? mi plan fue calzarme unas deportivas, e ir a pasear por el centro de la ciudad con Allegra, sin maquillaje, sin reloj, dejando el móvil en casas y disfrutando del momento, un lujo de momento, pequeño, modesto pero que no se puede contar en números lo feliz que me hizo.

Trabajo en algo que me apasiona, puedo tener jornadas laborales de 15 horas sin apenas cansarme, pero hasta emplear tanto tiempo en trabajar en tu pasión, puede ser no tan bueno y privarte de cosas que de verdad importan, esas pequeñas cosas para las que nunca sacamos tiempo y son, de verdad, pequeños momentos que fabrican grandes recuerdos. Un baño en el mar bajo la luz de la luna, una puesta de sol desde un lugar donde nunca antes habías despedido el día, una conversación sobre unicornios con tu sobrina, vaciar una botella de vino con tus padres, soñar despierta, soñar despierta en voz alta con las personas a las que quieres, bailar hasta caer rendida, saborear el café de las mañanas, las fotos que plasman los momentos que nunca publicas…

Agosto va a ser para mí, un mes de cambios, 30 días para coger impulso, para llenar el tarro de las fuerzas que aunque siempre rebosan, voy a necesitar de extras para hacer frente a todo lo que se avecina. Porque ni lo mejor está por llegar, ni todo tiempo pasado fue mejor, ahora, ahora es el verdadero regalo. Y ahora estoy disfrutando de mi momento y organizando mis cosas para cuando llegue todo lo que estoy proyectando.

Así que a ti, también te invito a soñar despierto pero sin olvidar que los pies deben estar en el suelo. Al final la suerte no es más que el encuentro del trabajo duro y la oportunidad y es difícil que aparezca sino estás dispuesto a darlo todo. Lo que te ocurre no es más que lo que atraes, así que cuidado con lo que piensas tanto para bien como para mal. Y aunque parezca que no las merecemos, las adversidades y las cosas que no salen bien, son necesarias para llevarnos por el camino que queremos seguir y hacernos crecer como personas, porque quien no se enfrenta a la adversidad, no conoce su propia fuerza y sino sabes lo fuerte que eres, nunca sabrás hasta donde eres capaz de llegar.

En este post os invito a soñar conmigo, porque quiero una terraza donde perderme a ratitos pequeños y estas fotos me están ayudando a proyectarla y que se haga realidad…

Deco Terrace Inspiration.

deco terraza 17

deco terraza 22

deco terraza 24

deco terraza 1

deco terraza 6

deco terraza 7

deco terraza 4

deco terraza 5

deco terraza 9

deco terraza 8

deco terraza 3

deco terraza 13

deco terraza 18

deco terraza 20

fotos: westwing, casaydiseno, tendenciasydecoracion, pinterest ¿¿??

AURORA VEGA