Imagino que en mi otra vida fui una placa solar o algo parecido, porque en cuanto paso un tiempo sin sol, me descargo. Me relaja, me hace pensar en positivo. Bajo él, los libros son más interesantes, las emociones más fuertes y los colores más intensos. He aprovechado este año sabático para poder hacer lo que nunca pude antes, escaparme en pleno enero y tirarme al sol como las lagartijas. Una de mis mejores amigas andaba por su tierra, Gran Canaria, así que aproveché para hacerle una visita a la dos.

A pesar del buen tiempo y la cantidad de cosas de las que he podido disfrutar, he echado mucho de menos este pequeño ratito que dedico a este blog y sus lectores. Lo he tenido una semana descuidado y os pido disculpas. Voy a empezar a mimar un poquito más mi hucha para el iPad, quiero plasmar mis pensamientos al momento, porque ahora se me amontonan las ideas en la cabeza…

Mi aventura canaria comenzó en el restaurante “La Marinera” (Playa de las Canteras, Las Palmas), mi primera parada en Gran Canaria, después del aeropuerto y del recorrido que hay desde el aeropuerto a Las Palmas de Gran Canaria. Lo cierto es que impresiona bastante, las vistas bordeando la costa tienen el mismo efecto que esos carteles publicitarios un tanto picantes que a veces prohíben para no despistar a los conductores. El mar aquí, está más enojado. Las olas, suelen romper en acantilados. A mi vista se le escapaban imágenes preciosas a 80 km hora, lástima.

“La marinera” está rodeado de barquitos en color azul y surferos que tienen la suerte de difsrutar de su deporte favorito todo el año.

Mi contacto con el mar el primer día, sólo fue para bajar a las rocas y hacerme unas fotos con Abril, valientes nosotras dejando que el Oceáno Atlántico tocara nuestros dedos. Me moría por tener un traje de neopreno y lanzarme al mar con esos chiquillos.

Justo después de comer, nos bajamos al Sur, a la zona de Maspalomas. Me habían dicho que en el Sur siempre hace buen tiempo y por lo menos durante mi estancia fue cierto.

Nos alojamos en COLORADO GOLF, unos apartamentos sin grandes lujos, pero que por otra parte, tiene abundancia de las cosas necesarias para vivir a gusto. Una cocina donde disfrutar preparando el desayuno o cualquier otra cosa y disfrutarla en el jardín privado que tiene cada bungalow.

Cuenta además, con una piscina de niños y otra de adultos; un parque enorme para los más peques; zona de ocio con mesa de billar y un servicio de lavandería self-service. Un paraíso si lo que buscas es calma y disfrutar de los pequeños detalles.

El precio ronda los 40 euros la noche (max. 3 personas), sí lo he dicho bien, e incluso puedes encontrar muy buenas ofertas como nosotras en http://www.booking.com/ que reservamos 3 noches por 80 euros. Como aliciente tienes un parque de atracciones justo enfrente, el Holiday World, las vistas de la noria, espectaculares.

La primera noche fuimos a cenar al restaurante italiano “Grand Italia” (c/ Costa Rica S/N), donde los camareros son muy amables y las pizzas además de ricas, enormes. La ensalada “Grand Italia”, buenísima.

Después de dormir 12 horas seguidas (falta me hacía, madrugón para viajar en el horario más barato, 7 de la mañana y palizón de dos aviones) por fin, llegó el momento de pisar la arena. Desayunamos tarde en una de las terrazas de la Playa “El Inglés”, un desayuno tocayo de la misma: huevos con bacon, zumo de naranja y té con leche.

La playa “El Inglés” es larga, a diferencia de lo que ocurre en Mallorca, la gente no se pone en la orilla, sino lejos y resguardada del viento. En la orilla hay cientos de personas paseando y en vez de gaviotas, hay palomas. No encontré ni una concha de mar, me sorprendió mucho, pero si pequeñas piedras volcánicas.

En cada playa canaria que visité, vi un balneario, en el que por un módico precio puedes ducharte o ir al baño. Máxima limpieza e higiene. También tienen taquillas. Me parece una medida a copiar por otras comunidades, empezando por las Islas Baleares.

Ya que se anda por la zona es obligatorio pasar por Las Dunas de Maspalomas. En esta zona hay un montón de escuelas donde aprender body, winsurf e incluso probar el kitesurf en las misma arena (también en el mar) si te animas mira en http://www.ipsurf.com/

P.D: Me arrepentí mucho de no dar un paseo en camello, si vas y tienes ocasión: Camello Fataga teléfono 928 760 781.

Sobre la maleta que preparé, os tengo que decir que me equivoqué. Así que si visitas Canarias en invierno te conviene saber que durante el día disfrutarás de una temperatura primaveral tirando a caliente y de noche una temperatura de Otoño tirando a fría.

Por la mañana si vas a la playa opta por vestidos ibicencos o camisas de cuadros largas, para lucir con el biquini en la playa y que queden bien con vaqueros al salir de ella y baje la temperatura. Otra opción playera-primaveral es la que nos ofrecía Isabel Marant en la pasada temporada de Verano, pantalón moruno estampado + camisa + botas (al bajar a la playa dales el cambio por unas chanclas)

Por la noche, salimos a cenar a “La casa vieja” (El Lomo, 139, ctra. de Fataga 35109, teléfono 9287690109) un lugar que te hace sentir como en casa y que además de tener típica cocina canaria como las papas arrugás, tiene un excelente horario y puedes ir a comer después de un día de playa, abren de 13 a 24 horas- 

Justo enfrente, está la Terraza “El rincón” (ctra. de Fataga, 140), que me recuerda muchísimo al ibicenco KM5.  Al ser un día laborable estaba vacío, con lo que pude hacer fotos y fijarme en los detalles que lo hacen único. También tienen carta de comida, tipo para picar, así que puede ser un buen sitio para empezar la noche de los viernes o los sábados. 

Hay un montón de botellines de cerveza adornando el local y las copas a modo de mesa que ves en la foto, cambiaban de color.

Esta imagen es del interior, el cuadro grita vida ¿verdad?. En la terraza hay varias camas chill out donde relajarse…

El segundo día de mis vacaciones, me levanté con una gran sonrisa y un agradable color en las mejillas. Y es que por mucho que nos intentemos engañar, el color que nos ofrece el sol, es muy diferente al color que conseguimos con los rayos UVA.

Fuimos a la playa “Puerto Rico“, por el camino pasamos por la playa “Amadores“, que aunque sea de origen artificial, parece un oasis rodeado de palmeras. Usar protección solar, que aunque sean sólo unos días, el sol no perdona.

Matamos el hambre del mediodía en el Restaurante Playa Arguineguin, más conocido como “Juanito El Boya”, donde disfruté del Cherne, un pescado salado (tipo bacalao) que sirven con batata y calabaza cocida con una pella de gofio. La playa de Arguineguin es preciosa, de piedras redondas y rodeada de barcas azules y una especie de cestas de pesca (como los tambores para morenas). Había unos pescadores arreglando sus redes con un vaso de vino y charlando animadamente, me quedé un rato mirándolos, disfrutaban de ese momento o al menos eso parecía.

En mi caso, tuve la suerte de tener buen tiempo todos los días, pero si topas con algún día nublado o con mala suerte la calima (arena que sobrevuela el cielo canario procedente de África) puede optar por estos outfits. Look militar con un mono como el de Gucci o una camiseta en tono kaki a juego con unos pantalones baggy. Por si se despeja, ponte debajo el biquini y aprovechar un ratito de sol. A tus pies, unas botas militares en tonos nude o arena.

También puedes optar por un look marinero o por el nuevo largo y combinar una falda vaporosa (ahora las hay en todas las colecciones crucero) + punto + sombrero, como el de Alberta Ferreti:

La zona Sur estaba un poco muerta, así que por la noche subimos a Las Palmas a cenar y a tomar algo. Picoteamos en el restaurante “Tapa en Tapa” (c/ Diderot 23, teléfono 928490055) donde te recomiendo la tortilla de calabacín y las croquetas variadas. El pa amb oli tampoco estaba nada mal para ser canario. Para terminar, prueba el polvito, un postre típico canario que está riquísimo hecho con dulce de leche (y con un millón de calorías, para que nos vamos a engañar):

Después fuimos a tomar una algo a la terraza “KOPA“, en el C.C. El Muelle. Un local de moda donde se celebran grandes acontecimientos. Donde puedes tomar un té contemplando la puesta del sol o un mojito bailando buenos temas al anochecer. Se exige cuidar la imagen (todo el mundo va muy arreglado), no te dejan pasar en chanclas, bermudas… etc. Además tienen parking que eso siempre es un punto a favor.

Para las noches canarias, abrígate ya que aunque la temperatura es de 10 a 15 grados, hay mucha brisa que refresca el ambiente.

Puedes optar por lucir tu traje gris con sandalias de verano o combinar una falda estampada con blasier negra y sandalias tonos camel. Si tienes gabardina, es perfecta para esta temperatura.

Si te apetece arreglarte un poquito más, puedes optar por un mono estampado de seda, como el que lleva Erin Watson de Louis Vuitton o La combinación que nunca falla de blanco + negro como hace Alexa Chung:

Recuerda que aunque tengan un clima de lujo, en Canarias también es invierno. En las tiendas se vende la misma colección que aquí, aunque no triunfe la moda Apress Ski, si se lleva toda la demás. Hay que vestirse de tendencia pero con tejidos fresquitos y aprovechar que no tenemos que llevar bufandas o guantes que arruinen nuestro outfit. Si te vistes de verano te va a pasar como a mí, me sentía fuera de lugar. Lección aprendida, menos mal que siempre echo a la maleta algo “por si acaso”. Si quieres lago más informal, puedes optar por lucir tu chaqueta tipo CHANEL con pitillos vaqueros como Zoe Saldana o la versión cómoda y lucir vaqueros con manoletinas como Martina Klein. 

En conclusión, pienso volver en breve a Canarias. El viaje ha resultado relajante, enriquecedor y barato. Su gente es muy, muy amable y siempre están dispuestos a ayudarte.

Sólo os digo que preguntamos una dirección a un taxista y nos contestó “sígueme”, nos llevo hasta ella para que no nos perdiéramos… ¿increíble verdad?

Gracias Canarias por la hospitalidad de tu gente. Gracias por los días radiantes y tus aguas frescas. Tus sabores y tu cultura, gracias por este color canela que me has regalado. En Canarias, como en Andalucía, tienen mucho arte… Volveré pronto.

AURORA VEGA