Las toxinas son esas pequeñas puñeteras a las que les encantar acampar en nuestro cuerpo, dar guerra y mucho por saco. Si últimamente estás más cansado de lo habitual, tienes problemas digestivos, retención de líquidos, mala circulación, cambios de humor, problemas de piel o dolores de cabeza, deberías prestar atención a lo que te está diciendo a gritos tu cuerpo: necesitas una detoxificación.

En mi caso, hay veces que me pilla le toro como este verano y son estos signos los que me indican que me tengo que poner a ello, pero por lo general, cada dos meses más o menos, realizo una semana detox para darle un respiro a mi cuerpo, sobre todo a mi hígado y a mis riñones.

Los momentos idóneos para hacerlo es el cambio de estación (ya os he dicho, se me pasó igual que este año se me pasó la operación tanga), después de haber cometido excesos como unas vacaciones o la Navidad y en mi opinión, en cualquier momento que te lo pida el cuerpo.

¿Por qué es aconsejable realizar estos días detox? El cuerpo va acumulando toxinas que proviene pesticidas, metales pesados, medicamentos, aire contaminado y muchas otras, toxinas que provienen de lo que comemos y bebemos: aditivos, colorantes, alcohol, incluso muchos alimentos, depende de cómo se cocinen o procesen, pueden crear estas tóxinas.

Estoy colaborando con Plastimea -ya os he hablado de ellos en otros posts- y para complementar mi plan detox, me recomendaron su producto DietaSlim. El producto es un líquido que se mezcla con agua, es de composición natural (dato muy importante para mí) y su tratamiento está recomendado para seis semanas.

DietaSlim es un complemento alimenticio, adelgazante y detox y os voy a explicar exactamente porqué. Sus principales propiedades son:

Purifica el organismo, gracias a sus 10 componentes naturales como grosella negra, té verde, guaraná, boldo o vellosilla.

Aumenta la sensación de saciedad, yo me lo he estado preparando (se mezcla con un litro y medio de agua) por las mañanas y lo iba bebiendo mientras trabajaba con el ordenador, es verdad que durante y las horas posteriores, no tienes esa fuerza incontrolable de atacar la nevera, que a mí me ha ido genial y trabajando en casa me pasa mucho ¿a qué no soy la única?

Te ayuda a eliminar líquidos y de ahí que sea “adelgazante” es lo que pierdes con este producto, en mi caso, realmente la báscula no ha bajado mucho (apenas un kilo) pero hay prendas que me iban un poco justas y no me sentía muy cómoda y que ahora llevo sin problema ninguno. Lo he notado muchísimo por ejemplo, en los ojos, las toxinas le tienen cariño y gracias a ellas me levanto con los ojos hinchadísimos, sobre todo cuando he cenado mal. También en las piernas, bye bye retención de líquidos ¡qué alegría!

Lo único que no me ha gustado mucho es el sabor, quizás porque el melocotón no es que sea mis frutas preferidas, por si os apetece probar, os cuento como lo he preparado yo que estaba rico: añadiendo ramas de hierbabuena, unas rodajas de limón a la mezcla y bebiéndolo frío.

 

Aunque este producto por si sólo (mejor esto que no hacer nada) es bueno tomarlo de vez en cuando, os recomiendo siempre otra serie de trucos para que el efecto detox sea todavía más efectivo, en mi caso los he llevado a cabo durante la primera semana:

Drenaje linfático, me gustaría poder deciros que fuí un par de veces a que me dieran un masaje linfático esa semana, pero no jajaja aunque si podéis, es lo suyo. Como no era viable, opté por otras formas de drenar el cuerpo en casa, como por ejemplo en la ducha y con el agua fría llevar el chorro de agua desde los tobillos hasta la parte alta del muslo, de esta forma estimulas la circulación de las piernas.

Fuera estrés, ha sido lo más difícil porque llevo un mes de trabajo que no es normal, pero sí durante esa semana me he tomado horas libres y no he cogido nada de trabajo extra… ahora lo estoy pagando con trabajo doble extra jajaja

Cuida tu alimentación, durante esa semana, elimina o no abuses de la sal, nada de alimentos precocinados o procesados, como las harinas. Apuesta por vegetales y frutas frescas y si son crudas mucho mejor, cereales integrales, arroz integral, legumbres, nueces y semillas. Evita el alcohol, la cafeína y el tabaco. Y por último, toma infusiones como cola de caballo o poleo menta.

Haz ejercicio, ya que en la semana detox se  tiene que trabajar menos, da tiempo a realizar más ejercicio, sal a pasear, a correr, haz alguna clase de yoga puntual o cualquier otra actividad que te apetezca probar y si tienes pareja siempre es una excusa muy buena para quererse mucho ¡no hay mejor ejercicio!

 

¡Espero que os sirvan estos consejos que son válidos para vosotras y también para vosotros!

 

*Compra DietaSlim de Plastimea en AMAZON

AURORA VEGA