La toxina botulínica, conocida como botox, es uno de los tratamientos de belleza que están causando furor y que quien lo prueba, repite. Hasta ahora no entendía porqué pero a mis casi 40, decidí saber en primera persona lo que el botox podía hacer por mí.

¿En qué consiste este tratamiento?

Las arrugas de expresión facial, aparecen por la contracción de los músculos, que se graban en la zona del entrecejo, la frente y patas de gallo. La toxina botulínica no elimina las arrugas, evita que se produzcan. Reduce la contracción del músculo que provocan estas arrugas de expresión facial y a la vez, al no producirse esa contracción, las líneas de expresión que ya existen, se suavizan.

Lo primero que te recomiendo si estás pensando en probar este tratamiento, es que busques un centro especializado, con buenas referencias y con experiencia demostrada.

Elije un centro especializado

Una vez dicho esto, elije un centro especializado, con experiencia y que te ofrezca todas las garantías. En mi caso, elegí Vitalmedic, un centro de belleza y estética que ofrece los últimos avances en este campo y del que ya os he hablado antes, estoy siguiendo un plan nutricional desde hace unas semanas que me está funcionando genial.

Tenía muchas dudas, inseguridades, así que pedí cita para hablar con la doctora que aplica este tratamiento. Me habló claro, tanto de lo sencillo, seguro y eficaz que es el tratamiento, como de sus posibles riesgos, que son pocos e inusuales, pero me gusta la sinceridad de «puede pasar» creo que la transparencia es clave para confiar en un profesional. Deciros que la mayoría de estos inusuales riesgos son temporales y se pueden modificar.

Sinceramente, me preocupaba perder mi expresión (como le pasa a muchos famosos que parecen muñecos de cera) pero ocurre si te pasas, en su justa medida es un tratamiento muy efectivo y favorecedor.

Administración de toxina butolínica

La aplicación del tratamiento es ambulatoria, inmediatamente después, puedes seguir con tu vida normal, simplemente has de seguir unas indicaciones, como en las primeras horas no tumbarse o no hacer deporte o tomar una sauna en las 24 horas siguientes. No duele, notas un pinchacito, muy suave. Estaba muy muy nerviosa, os lo puedo asegurar, pero Ingrid (doctora de Vitalmedic) me transmitió mucho calma. Y una vez hecho, los nervios desaparecieron. En mi caso he aplicado el tratamiento en el tercio superior.

Después del tratamiento

Se ven los resultados pasadas 72 horas. En mi caso, tuve algo de dolor de cabeza los 4 días después, no algo exagerado, pero tuve dolor de cabeza. Al principio, una sensación rara, un poco de presión en la frente, pero también muy leve. La primera semana tuve un proceso de adaptación, si es verdad que no me puedo enfadar ni me puedo sorprender, a lo que efecto en la frente se refiere, pero mejor si no me enfado ja ja… en mi estado natural, ni se nota. Lo único que se nota es que las leves líneas de expresión que tenía, han desaparecido, noto el semblante más relajado. Otras de las cosas que he notado es que cuando me maquillo, el maquillaje permanece perfecto, la sombra de ojos y el corrector, ya no se cuartean.

A las dos semanas, tienes una revisión para comprobar que el efecto es el deseado y hacer algún retoque si fuese necesario.

Duración del tratamiento

El tratamiento dura entre 3 y 6 meses, la primera vez puede que entre 3 y 4 meses, pero en la segunda aplicación ya se alarga el tiempo de duración del tratamiento.

Precio

El tratamiento de toxina botulínica en el tercio superior en Vitalmedic cuesta 299€

Si estás pensando en #botox no te lo pienses y confía en Vitalmedic, yo estoy encantada con su atención y su trabajo y en breve, voy a a ponerme en sus manos para otros tratamientos. Puedes consultar todos sus servicios AQUÍ

#vitalmedic