Las granadas son de mis frutas preferidas, esa explosión de sabor y textura en la boca, me gusta tanto combinada con dulce como salado, como en esta receta… Un plato con el que te cuidas y a la vez, quedas genial si tienes invitados en casa como en mi caso ¿hay algo mejor que cocinar para los que quieres?

La granada tiene un gran poder antioxidante, mucha agua y apenas calorías, rica en magnesio, fósforo y calcio, además de deliciosa, así de saludable, por lo que hay que tenerla en cuenta para añadirla a nuestra dieta habitual siempre que se pueda.

pollo con granada

pollo con granada

Ingredientes (para dos personas)

-1 pechuga de pollo

-1 granada

-4 cucharadas de arándanos deshidratados

-1 cebolla roja

Para la vinagreta

-2 cucharadas soperas de aceite de oliva

-2 cucharadas soperas de vinagre balsámico

-2 cucharadas soperas de miel

-el zumo de un limón

Para el puré de patata

-2 patatas grandes o 4 pequeñas

-un poco de leche de avena o de cualquier otra leche

-1 yema de huevo

-aceite ahumado

-sal y pimienta

pollo con granada

Preparación

Esta receta no puede ser más fácil de preparar, lo único, que debes dejar el pollo macerando unas horas antes, pero lo que se dice cocinar, no te llevará apenas media hora. En primer lugar trocea a tiras la pechuga de pollo, la receta original en la que me inspiré lo hacía con la pechuga entera, pero me gusta más esta forma porque queda crujiente por fuera e igual de jugoso por dentro. Mezcla los ingredientes de la vinagreta y añade al pollo troceado la mitad, deja macerando dos horas. Cuando hayas dejado reposar el pollo, trocea la cebolla roja, añade la granada desgranada y los arándanos junto a la vinagreta restante y reserva, guarda un poco de cebolla en tiras para decorar. Pon a cocer las patatas troceadas en agua hirviendo, depende de la patata que elijas serán entre 10-15 minutos. Mientras se hacen las patatas, escurre las tiras de pollo y ves poniéndolas sobre una sartén caliente a fuego medio-alto, dales la vuelta y cuando estén doradas añade la vinagreta que ha quedado escurrida, hasta que se reduzca a fuego lento. Cuando las patatas estén cocidas, escúrrelas bien, cháfalas con ayuda de un tenedor y añade la yema de huevo, un chorro de aceite ahumado, un chorrito de leche de avena -o de cualquier otra que uses- sal y pimienta y mezcla hasta conseguir una pasta homogénea. Hice el puré de patatas porque tenía invitados y no quería arriesgar con más sabores, pero puedes hacer el puré de la misma forma con coliflor, mucho más ligero.

Es la hora de emplatar, con ayuda de un molde haz una cama con el puré de patata, sobre él, las tiras de pollo bien calientes y para finalizar, la fruta con la vinagreta, adorna con tiras de cebolla roja y sirve. Acompañé el plato con greensmoothie de espinacas, jengibre y fresas porque para mí, a esta combinación le faltan verduras, siempre es una buena forma de compensar.

pollo con granada

Otra de las recetas con las que me quito las ganas de comer pizza y demás pecados ¿la pruebas?

#auroravegacook

AURORA VEGA