Hace ya un par de años mi hermana me regaló la novela de Luz Gabás, Palmeras en la nieve. Me gusta leer, pero reconozco que por mi trabajo me paso horas leyendo frente al ordenador, en su mayoría relatos cortos cortos o artículos y la hora de coger un libro es siempre antes de ir a dormir y aquí una, no pasa de un capítulo por noche y caigo rendida. Me costó engancharme al principio, pero al final, tal y como me dijo mi hermana, se puso interesante y me encantó. Una historia de amor en la antigua colonia de Guinea ecuatorial que no voy a decir que sea bonita, pero sincera, romántica y dramática, un rato. Protagonizada por Mario Casas, Adriana Ugarte y Berta Vázquez (cómo me gusta esta actriz que descubrí en Vis a Vis y creo que es magnífica) y dirigida por Fernando González Molina.

palmeras en la nieve 5

Como son las cosas que poco después un gran amigo me dijo que iba a formar parte del reparto y que Palmeras en la nieve iba a ser llevada a la gran pantalla, Boré Buika como Gustavo. Ya estaba deseando que llegara el estreno y poder verlo en la gran pantalla, que aunque en un papel breve, es muy importante en la trama, sobre todo en el libro. Y os puedo decir después de verla que es una gran película, con aires de peli clásica pero con una escenografía espectacular y hecha con un mimo que se ha cuidado hasta el último detalle, contada en dos tiempos y por lo tanto, dos espacios diferentes.

palmeras en la nieve 7

No me extraña que tenga varias nominaciones a los Goya, entre ellas, a la de mejor vestuario (Loles García). Magnífico, simplemente magnífico, hubo escenas en las que me faltaban ojos para fijarme en cada uno de los vestidos, justo esos que te encanta encontrar en las tiendas vintage y que son verdaderas joyas. Desde el vestuario más europeo, hasta un traje de novia africano típico en la zona y en los tiempos que corrían.

palmeras en la nieve 6-horz

palmeras en la nieve 12

palmeras en la nieve 11

palmeras en la nieve 9

palmeras en la nieve 10

palmeras en la nieve 8

Hace algunos años participé en un rodaje donde se usó el vestuario de la película “El perfume” -os los conté AQUÍ– y tengo que decir que desde entonces, tengo obsesión por el estilismo que ofrece cada película que veo, un campo de mi profesión que me llama y que todavía no he tocado.

Una maravilla de película que te sumerge en los años 50 de Guinea ecuatorial y que vale la pena ver en la gran pantalla.

¡Enhorabuena a todo el equipo!

fotos: fotograma, antena3 ¿¿??