Imagino que muchos de vosotros haréis estado en la misma situación que yo, mudarse de casa y tener más o menos claro cómo la vas a decorar, pero antes de llegar a cierta estancia, mentalmente has cambiado (incluso varias veces) la decoración de la misma.
Pues justo esto es lo que me está ocurriendo en mi salón, tenía muy claro que iba a decorarlo de una forma clásica con un toque de print cebra ya que tengo un alfombra,pero ahora se me ha metido entre ceja y ceja hacerlo de otra forma, quiero un salón colorido y alegre. Este tipo de decoración viene genial cuando cuando tienes varios elementos decorativos de decoraciones anteriores: cuadros, alfombras, velas, sillas en colores muy distintos, ya que se pueden aprovechar y conseguir un resultado muy fresco.
En mi caso después de mucho buscar tengo varias cosas claras para que este tipo de decoración de resultado:
-Las paredes deben de ser blancas en cualquiera de sus variedades, para que los colores luzcan y sean los protagonistas, además un color llamativo en las paredes puede conseguir una imagen demasiado recargada. Una buena opción para darle personalidad es poner una de las paredes con textura, también en tonos blancos, como un papel pintado o paneles que simulen ladrillos o piedras (en Leroy Merlin hay cantidad de ellos)
-Utilizar como máximo cuatro o cinco colores, utilizar más puede dar lugar a que parezca una estancia desordenada.
-Un plus de originalidad: en la mesa, poner sillas diferentes, tapizadas en varios tejidos, estilos distintos…
-En mi opinión, los mejores colores para mezclar entre sí: rojo, morado y turquesa o verde, turquesa y fucsia. Y pequeños detalles con estampados rayas, cebra o florales.
Os dejo las fotos en las que me he inspirado por si os animáis a decorar vuestro salón de este modo:

Todavía me quedan unas semanas para llegar a la deco de mi salón y visto lo visto, puede ser que vuelva a cambiar de idea.

¿Os gusta este tipo de decoración?

¿Me recomendáis algún otro?

fotos: Google

AURORA VEGA