Últimamente no tengo mucho tiempo de viajar, así que en cuanto reúno un par de días libres, me escapo a la zona norte de la isla para tener unas mini-vacaciones, es lo bueno de vivir aquí, que a un paso, tienes el paraíso.

En esta ocasión el hotel elegido ha sido Iberostar Alcudia Park, aquí en concreto no había estado nunca y como a todos los que he ido de esta cadena, no me defraudó. Cuando eliges Iberostar, vas sabiendo varias cosas, entre ellas que vas a comer rico, ya que Iberostar cuenta con grandes chefs en las cocinas de sus hoteles y un excelente servicio en sus restaurantes, donde te tratan de lujo desde el primer momento.

Tenía muchas ganas de pasar tiempo con Natasha, así que aproveché para llevármela y disfrutar de un finde sólo para nosotras. Para variar, llegué el viernes con muchas prisas, tanto que casi nos perdemos la cena, una de las pocas cosas que no me gustan de los hoteles, que se cena muy temprano, a las nueve ya cerraban y fíjate, que yo un viernes normal, a las nueve es a la hora que me meto en la ducha para una hora y media más tarde salir a la calle…

Mientras nos preparaban la habitación cogimos fuerzas con una cena rica y desconectamos de la rutina para meternos de cabeza en nuestro finde especial!

Con la barriga llena de comida y felicidad, recogimos la llave y como siempre que entro en la habitación de un hotel en el que nunca he estado antes, abrí la puerta de un mundo a descubrir, como una niña pequeña, bueno, en realidad, como dos niñas pequeñas, empezamos a gritar como locas cuando vimos nuestra impresionante habitación con una terraza fabulosa con vistas a la playa, desde donde podíamos disfrutar del escenario, bien, empezamos muy bien, bailando al son de “Ritmo de la noche” sobre el sofá de nuestra terraza.

iberostar alcudia park

Soy una dormilona, pero no me cuesta nada levantarme pronto cuando me espera un desayuno de hotel ¿a que no soy la única? La verdad que más o menos en todos los hoteles Iberostar que he estado, he podido encontrar las mismas delicias para empezar el día: tortillas al gusto, crêpes, cereales, embutidos, diferentes panes, leches, zumos… Natasha no come demasiado, pero desayunó por cuatro, yo por dos y mi primer día de playa empezó con la tripa como no tendría que estar, llenita pero de felicidad! jajaja… El hotel tiene acceso directo a la playa, así que en unos minutos pudimos disfrutar de un mar azul turquesa que me cargó de energía para semanas.

iberostar alcudia park

iberostar alcudia park

iberostar alcudia park

Durante el día no quería estar pendiente de comer en el hotel, así que cogimos media pensión, para poder ir a nuestro aire y parar a comer sin horarios. En la habitación hay todo lo necesario para sentirte como en casa, microondas, cafetera, nevera, vajilla… Incluso una cafetera Nesspresso, así que si vais a este hotel, os recomiendo llevar cápsulas de casa para tomar vuestros cafetitos. Después de comer bajamos a la piscina y al regresar a la habitación para arreglarnos para la cena, nos encontramos con una sorpresa por parte del hotel…

iberostar alcudia park

iberostar alcudia park

iberostar alcudia park

iberostar alcudia park

iberostar alcudia park

La cena del sábado era de productos típicos de Mallorca, junto a otros deliciosos platos, yo elegí salmón con verduras que me cocinaron al momento y como entrante, piqué un rico frito de marisco. Los postres se los dejé a Natasha, que los probó todos y no eran pocos…

A cinco minutos del hotel está Miama, uno de mis beach club preferidos en la zona norte, de mis amigos Valerio y Sandra, así que aproveché para acercarme a tomar una copa de vino y porque Natasha no tiene edad, que sino nos quedamos a bailar un rato…

El domingo me costó algo más levantarme, no quería que se acabara el fin de semana, desayunamos y nos fuimos a disfrutar de la playa y a coger un poco de color, color que por cierto ya ha desparecido, este año me está costando el color canela… Aparte de un personal excelente, os puedo contar que en los baños de este hotel vais a encontrar gel de baño, gorro para la ducha, cepillo de dientes, toallitas desmaquilladoras… que el secador no es muy potente y que si queréis arreglaros la melena llevéis el vuestro. Iberostar Alcudia Park es perfecto para una escapada en familia, con un montón de actividades para los más peques y los no tan peques, rollo el hotel de Dirty Dancing, lo que yo no encontré a ningún Patrick Swayze. Además de Miama, hay otros beach club y discotecas donde salir a tomar algo por la noche o ir a comer durante el día y en el mismo hotel, cada noche hay una temática con música para que las noches sean entretenidas.

iberostar alcudia park

iberostar alcudia park

iberostar alcudia park

iberostar alcudia park

iberostar alcudia park

iberostar alcudia park

Un súper fin de semana disfrutando de Natasha, que hay que ver lo rápido que crecen los peques y lo poco que me gusta perderme alguno de sus pasos.

Tal y como van las cosas, este verano creo que no me va a quedar otra que seguir descubriendo hoteles en la isla, tiempo para viajar, voy a tener poco… ¿cuál será el próximo?

instagram iberostar alcudia park

Pincha en la foto y sígueme en Instagram!

AURORA VEGA