Esta mañana lo comentaba en mis redes sociales, sin lugar a dudas esta noche es la más mágica del año, sobre todo en Mallorca donde las playas se llenan de gente. Quizás porque el verano acaba de llegar, porque se juntan fuego y playa, porque reunirse en ese entorno con los amigos ya tiene mucha magia…

Es una noche para pedir deseos y creas o no creas en su magia, es una buena ocasión por sacar a flote pensamientos positivos y deseos por cumplir. Quizás sólo sea cuestión de desearlo con fuerza y visualizar las cosas, ya lo dicen, es el primer paso para conseguirlas.

*A partir de medianoche salta siete veces la hoguera y pide un deseo.

*Si eres de los más valientes, ve hacia el agua a medianoche, salta nueve veces las olas de espaldas y pide un deseo.

*Esta noche, bajo tu almohada pon una hoja de hiedra común junto a un papel con un deseo positivo. Deja que se consuma una vela blanca antes de irte a dormir. Luego pon junto a la hiedra y al papel la cera restante y acuéstate. Al día siguiente quema el papel y entiérralo de forma que tu deseo obtenga sus frutos.

En mi caso sigo mi propio ritual, siempre acudo a la playa, me rodeo de mis amigos, disfruto de la compañía, de la cena, me rodeo de flores y cuando llega la media noche siempre voy hacia la orilla y mojo mis pies mientras en vez de pedir un deseo pongo toda mi energía en atraer lo bueno que está por llegar. Y una vez en casa, enciendo una vela blanca con ese mismo pensamiento y la dejo consumir. Muchos de vosotros pensaréis que todos estos rituales son una tontería, pero las historias más bonitas de mi vida y que con más pasión recuerdo, pasaron siempre poco después de una noche de San Juan.

Así que esta noche cuidado con lo que deseas porque corres el riesgo de que la noche te lo conceda…

fotos: Google

AURORA VEGA