Hace unos meses, os hablaba de Hotelbreak, una web donde puedes encontrar experiencias top en hoteles, sin tener que alojarte en ellos, perfecto para los que tenemos días sueltos de vacaciones y queremos hacer algo diferente. Y yo, que siempre ando buscando planes en Mallorca, me he hecho fan.

En Hotelbreak también puedes encontrar day pass en hoteles de Mallorca, Tenerife, Almería, Málaga o Menorca. Es tan sencillo como entrar en su web, seleccionar el lugar donde quieres disfrutar de un hotel, visualizas las opciones, eliges tu experiencia y pagas un precio que está genial en todas las opciones ¡os lo aseguro!

La reserva se puede modificar hasta un día antes de forma gratuita, así que si te surge algún contratiempo, hay solución, cosa que está muy bien porque los que sólo tenemos días sueltos de vacaciones, también solemos tener una agenda bastante ajetreada ¿verdad?

Los day pass que ofrece Hotelbreak, también incluyen planes para otoño y como os dije, no iba a tardar en vivir una segunda experiencia, esta vez, cambié piscina por otras actividades que os cuento a continuación.

En esta ocasión, me apetecía algo más rural, así que entre las opciones, seleccioné Sa Bassa Rotja en Porreras, un ecoturismo de 4 estrellas con mucho encanto.

Sa Bassa Rotja es un lugar increíble en el se conecta con la naturaleza, una auténtica finca del siglo XIII, con viñedos y un amplio terreno para pasear y disfrutar.

El day pass que seleccioné fue el «Pase de día con paseo a caballo» que incluye:

-Snack mediodía (Ensalada o Sandwich) y 1 bebida

-Clase de equitación (1 hora)

-Acceso al spa (piscina climatizada interior, baño turco, sauna, gimnasio)

Y lo mejor, sólo cuesta 75€/persona. Un regalo al alcance de todos los bolsillos ¿verdad?

Yo llegué al hotel por la mañana, primero di una vuelta por el recinto para ver el huerto, los animales, el viñedo… y meterme en mi día «relax»

top y pendientes: Aurora Vega SHOWROOM

jeans: ZARA

cinturón: Stradivarius

gafas de sol: Candem Corner

sombrero: PRIMARK old

calzado: HEYMO old

Una hora más tarde, nos fuimos al spa, donde pude relajar cuerpo y mente. No es muy grande, pero tiene todo lo necesario para hacer una buena rutina. Y como apenas he ido a la playa este verano,  disfruté en la piscina climatizada como una niña pequeña.

A la una, paramos para el almuerzo. El restaurante está frente a la espectacular piscina, con el buen tiempo que tenemos, decidimos comer en la terraza y fue todo un acierto. Me pedí una hamburguesa, es casera y está buenísima, también tienes llonguets (típico panecillo mallorquín para los que sois de fuera), incluso uno versión vegetariana. No os podéis quedar sin probar su gató con helado, una delicia.

Después de comer, muy emocionada, tuve mi paseo en caballo. Tengo que decir que apenas había montado una vez y hace muchísimo tiempo, así que si queréis esta opción, no os preocupéis por no tener experiencia. Hay un recinto por si alguien no se atreve o no está preparado para salir a pasear, así que no hay problema. Mi caballo era un árabe con mucho carácter que se aseguró de que tuviera agujetas durante unos días… ¡pero valió la pena! Una experiencia muy chula que recomiendo.

Tengo que decir que disfruté muchísimo de este día, es perfecto para pasar un día diferente en pareja o con amigas, la atención del hotel es excelente, familiar y lo repito, disfruté muchísimo. En Sa Bassa Rotja, también hay disponibles otros pases que puedes consultar AQUÍ, desde tan solo 35€/ persona.

Han ampliado su oferta y en Hotelbreak ya puedes encontrar muchos más hoteles, en breve repetiré para probar desayunos o cenas en alguno de ellos. Oos animo a que echéis un vistazo y ¡a disfrutar!

#hotelbreaker #hotelbreak