Llevo casi dos años en mi casa y la verdad, quiero quedarme en este piso bastante tiempo. Es amplio, luminoso, cerca del centro y un tercero sin ascensor y fíjate, que hasta esto me gusta, no sabéis mis piernas lo agradecidas que están a estas escaleras jajaja

Siempre que llego a una nueva casa, me gusta que esté todo a mi gusto, necesito sentirme bien y que cada rincón de mi hogar grite mi nombre, orden, color y olor a vainilla, imprescindibles para que mi casa sea todo lo sweet que necesito que sea. Aquí llegué y acomodé todo como pude, a los pocos meses empecé con pequeñas reformas, es un piso antiguo con el baño y la cocina reformada, pero puertas antiguas, el suelo de la terraza estropeado, las paredes en un color amarillo pastel que me recuerda a los 80… Pinté, el suelo de la terraza en color teja -oye y qué bien, menudo invento la pintura para suelos- las persianas, pinté y decoré el baño y algunas puertas en color blanco decapado. En otra vida debí de enfrentarme al Dios de la lluvia o algo así y en esta, se está vengando. Tardaron poco en aparecer las primeras inundaciones, hasta cinco, sí, cinco y ellas fueron las culpables de que me desilusionara y dejara la reforma de lado. La verdad, he tenido mucho trabajo y poco tiempo para ponerme de nuevo, manos a la obra y si todos los cambios decorativos que han pasado por mi cabeza los hubiese hecho de verdad, estaría arruinada. Por fin, vuelvo a la carga, casi finiquito mi vestidor para montar un despacho, paso muchas horas al ordenador y necesito un sitio donde centrarme y otra cosa importante, lejos de la cocina… Seguro que los que trabajáis en casa, me entendéis. Este año se presentan proyectos importantes y necesito un espacio de trabajo a la altura.

Después de muchas fotos inspiración, estudiar posibilidades, hacer presupuestos con el mobiliario que necesito creo que esta vez, todo cuadra, de hecho ya me he puesto en marcha y mi proyecto “decorar mi hogar” es ya una realidad. Quiero que mi casa hable por mí, porque la pobre hasta ahora no sé por quien hablaba. Voy a pintar la cocina de verde pastel con cortinas en cuadro vichy en blanco y negro. El salón tendrá paredes opuestas en rosa pelícano y blanco y la decoración en general irá en negro,  blanco y rosa, en la mesa, cada silla será diferente, llevo meses subiendo a casa las que me voy encontrando por ahí en buen estado y las voy a pintar de diferentes colores y tapizarlas con telas distintas. Mi habitación se va a pasar al estilo mediterráneo, blanco y azul océano se fundirán con espejos, luces y mandalas, color que dará un salto a la habitación continua, que junto al color ocre dará vida a mi nuevo despacho, donde compartirán estancia mi máquina de coser -con todas sus telas, hilos y demás compañeros- y mi ordenador. Y para finalizar, mi terraza, a la que cambiaré el mobiliario y adornaré con cuadros étnicos en colores vibrantes. Casi nada ¿verdad? jajaja me he cansado sólo de escribirlo, pero el objetivo es tenerlo todo listo antes de mayo, empieza el verano y no quiero tener asuntos pendientes, este verano quiero aprovechar hasta el último momento.

Estas son las fotos en las que me voy a inspirar para el proyecto de mi salón… ¿más ideas?

decoración negro y rosa 3

decoración negro y rosa 4

decoración negro y rosa

decoración negro y rosa 9

decoración negro y rosa 8

decoración negro y rosa 2

decoración negro y rosa 7

decoración negro y rosa 11

decoración negro y rosa 5

decoración negro y rosa 6

decoración negro y rosa 10

fotos: pinterest, bemydeco, facilísimo ¿¿??

AURORA VEGA