Estaría genial levantarse cada día con buena cara y lo que nos suele ocurrir la mayoría de las veces, es que cuando más necesitas tener un buen aspecto, es cuando amaneces con las ojeras más marcadas.

 

Este hecho no es fruto de la casualidad y podemos poner de nuestra parte para tener un permanente «guapo subido». Todos sabemos los hábitos que debemos cumplir para estar sanos por dentro y que se refleje por fuera, lo que nos cuesta, es cumplirlos.

Miranda Kerr

 

Pero hay ocasiones en las que más que nunca necesitamos levantarnos resplandecientes, ya sea porque toca renovarse el carnet y con ello la correspondiente fotografía, tenemos una entrevista de trabajo, una sesión de fotos o cualquier cita importante (bodas, aniversarios, bautizos, cumpleaños…etc).

En breve se me casa una clienta (Mabel te mando un besazo, ya queda menos) y como he estado repasando con ella las cosas que tiene que hacer ya no la noche antes, sino días antes para tener la mejor de sus caras el día de su boda, aprovecho para contarlo por aquí.

 

BAÑO RELAJANTE

Antes de que os tiréis a mi cuello, ya sé que no siempre hay tiempo, pero un día es un día y la excusa de tener que levantarse con buena cara es perfecta para regalarse un baño. Ya sabéis que soy fan de este hábito, 15 minutos en remojo, relajada y con la mente en blanco es un magnífico comienzo. Te recomiendo la espuma de baño de loto  blanco y té verde de RITUALS. Después una ducha rápida, aprovecha para exfoliar suavemente tu piel. El baño te ayudará a dormir mejor.

MIMA TU PIEL

A veces caemos en el error de desmaquillarnos justo antes de irnos a dormir, en teoría ya te tendrías que haber dado el baño y ya lo habrías hecho, pero para esos días en los que no hay tiempo para lo primero, tenemos que acostumbrarnos a desmaquillarnos nada más llegar a casa, hay que dejar que la piel respire. El tónico es muy importante ya que equilibra el PH y no dejes de hacerlo por la mañana, aunque te parezca mentira te ayudará a eliminar las toxinas que has eliminado durante la noche. Para terminar aplica una buena crema de noche, con retinol y vitaminas, junto al contorno de ojos. De madrugada es cuando la piel se recupera y hay que echarle un cable.

LA CENA

En primer lugar, es conveniente cenar dos horas antes de irse a dormir, para que al cuerpo le haya dado tiempo a digerir la comida, la clave está en lo que comes doce horas de que suene el despertador, aunque si sigues estas pautas durante todo el día, mucho mejor:

Tu cena debe estar basada en proteínas y verduras. Descarta los hidratos de carbono (pasta, pan, patatas), las grasas (fritos, aceites, salsas), la sal (retiene líquidos y aumenta las ojeras), el alcohol, el azúcar y los lácteos. Sobre estos últimos hay varias opiniones, quienes los recomiendan y quienes los desaconsejan totalmente. A mí en concreto, me pasa que si tomo leche por la noche me levanto con los ojos hinchadísimos y si ceno pizza ni os cuento, el queso mucho peor!

Os aconsejo tomar notas sobre lo que habéis cenado la noche antes del día que os habéis levantado con ojeras, cada cuerpo es un mundo y más vale prevenir que curar.

Por ejemplo, te recomiendo cenar unos huevos revueltos con gambas y espárragos, unos huevos al horno, escalfados con espinacas y en el caso de que cenes fuera de casa (y en casa también), opta por unas brochetas de pescado o pollo acompañado de verduras.

Si tomas fruta, hazlo antes de empezar a cenar y no como postre y cuidado con la fruta que consumes, ya que la mayoría tiene mucho azúcar y si se abusa por la noche no es tan saludable.

Antes de irte a dormir, toma una infusión relajante.

HACER EJERCICIO

Procura hacer algo de ejercicio durante el día, por poco que sea, se nota. El hacer ejercicio nos ayudará a estar más activos durante el día y a descansar mejor por la noche.

DUERME TRANQUILA

Hay que dejar que el cuerpo descanse ocho horas y la mejor forma de hacerlo es meterte en la cama sin preocupaciones. Haz de tu habitación un santuario y deja los problemas en la puerta. Una vez te metas en la cama, deja de pensar, es difícil pero no imposible.

Cuando esos problemillas que tenemos todos se intentan colar en mi habitación, leo un par de capítulos de un libro o simplemente pienso en un día maravillosos de playa, me lo invento, con todos sus detalles y la mayoría de las veces antes de que mi imaginación me lleve a darme un chapuzón, ya estoy dormida.

No es aconsejable ver la televisión para dormirse, una práctica nada relajante.

Para facilitar el drenaje, es mejor dormir boca arriba, evitarás las bolsas y las ojeras.

Presta mucha atención a tu almohada, asegúrate de utilizar la que más te conviene (eso no sólo cuando quieras tener buena cara, sino siempre)

Ya verás que si sigues todos estos consejos, que tampoco son tantos, te levantas con un rostro deslumbrante, preparada para afrontar cualquier evento con la mejor de las sonrisas (y de las caras)…

Aunque el estado de ánimo de una persona también influye en su aspecto, estar enamorada es el mejor aliado de un aspecto radiante, así que no pierdas el tiempo y enamórate de una persona, de tus amigos, de tu familia, de tu mascota, de tu casa, de la forma en la que te sonríe la vida… que últimamente no caemos en devolverle la sonrisa.

 

(Enhorabuena Mabel)

Imágenes: www.hogarutil.com, www.la-cova-del-llop-mari.blogspot.com.es, www.recetasdecocinablog.com, www.chicasquecorren.com, www.velamen.com, google ¿¿??